Ice age

Os pido perdón por haber estado estos dos días a bajo fuego. Han sido un no parar. Y sabéis que cuando actualizo, me gusta tomarme mi tiempo para hacer bien las entradas.
Aquí tenéis prueba fotográfica de por qué no estoy frente al ordenador…Os enseño una de las experiencias increíbles que he vivido estos días. No sabría cómo describir las sensaciones que sentí. Por la mañana nos levantamos temprano y desayunamos kanelbulle con café recién hecho. Luego nos dirigimos hacia el lago Roxen, uno de los más grandes de Suecia. Estaba completamente helado,kilómetros y kilómetros cubiertos por una capa de hielo y nieve que, gracias al moderado ascenso de las temperaturas en los últimos días parecía querer salir del letargo invernal y encarar el deshielo con el comienzo de la primavera. Pudimos patinar sobre el hielo hasta que el sonido por difracción que se producía bajo las placas nos cortó el aliento.Había oído hablar de esos sonidos pero jamás los había experimentado en persona. Para quienes no sepáis de qué hablo, la difracción o dispersión es el fenómeno que se produce bajo el hielo en el agua cuando un sonido encuentra un obstáculo en su dirección de propagación, entonces lo rodea y sigue propagándose. Si queréis haceros una idea de los sonidos que retumbaban en todo el lago, he encontrado una grabación AQUÍ. Sumados a ese sonido, estaba el „crack“ que se producía con las cuchillas de los patines y en algunas zonas con nuestras pisadas. Caminamos varios cientos de metros lago adentro y cuando el miedo nos pudo más que el espíritu Jesús Calleja decidimos retroceder para que la aventura temeraria no acabara mal. Ese día comimos hamburguesa de reno y antes de salir por la noche, tuvimos nuestro momento bucle-Suecia al ir a Ikea. Donde, cómo no, arrasé en la sección de velas 🙂
I apologize for being missing these days. They have been a non-stop. And you know that when I update, I like to take my time to do entries.
Today I show you an amazing experience I lived the other day. I would not know how to describe the feelings I felt. In the morning we woke up early and had breakfast with fresh made coffee and kanelbulle. Then we headed towards Lake Roxen, one of the largest in Sweden. It was completely frozen, miles and miles covered by a layer of ice and snow. Thanks to rising temperatures in recent days it seemed to be starting to thaw. We were able to skate on the ice until the sound produced by diffraction freaked us out.  I had heard about those sounds before but never had the chance of experiencing them by first hand. For those who have no clue about what I am speaking about, diffraction or dispersion is the phenomenon that occurs under the ice in the water when a sound finds an obstacle in its direction of propagation, it then surrounds it and keeps spreading. If you want to make an idea of the sounds that echoed around the lake, I found a recording HERE. Added to that sound, was the „crack“ that sound with the skate blades and our footsteps. We walked several hundred meters into the lake till we decided to go back and say good bye to our adventure spirit before ending the day in a bad way. That day we ate reindeer burger and before leaving for a night out, we had the most swedish part of the day in our time in Ikea. Where, of course, I couldnt help stopping at the candle section 🙂

Sentada en el borde del muelle congelado
Sitting on the edge of the frozen dock

Llevaba/ I was wearing:
Ropa térmica/ Thermal clothing
Abrigo/ Coat: Zara
Suéter/ Sweater: H&M
Bufanda/ Scarf: H&M
Leggins: Zara
Botas/ Boots: Panama Jack

    

37 Comments

Leave a Reply