INSIDE MY SPORT BAG

 

SONY DSCSONY DSC SONY DSC

Después de un día largo de reuniones, mucho trabajo en varios proyectos y sobretodo demasiadas horas en una oficina, el rato en el que realmente te sientes libre es cuando cruzas la puerta del gimnasio y tienes tiempo para entrenar. Entrenar significa tener tiempo para ti, para despejar la mente y aclarar ideas mientras corres en la cinta, para sentir y escuchar a tu cuerpo en cada ejercicio. Es ese momento del día en el que sólo estás tú, en el que puedes disfrutar de buena música y ver como el ejercicio que tanto te costaba hacer la semana anterior, ya no cuesta tanto esta semana.

En mi bolsa de deporte nunca falta una bebida isotónica con la que recuperarme del desgaste sufrido durante el ejercicio. Así como tampoco una toalla para entrenar: no sólo para secar el sudor, sino por higiene, ya que es imprescindible utilizar toalla cuando usas máquinas.

En mi neceser encontraréis desodorante con aroma fresco y de larga duración, crema corporal, desmaquillante para la cara y champú hidratante. Se me ocurren pocas cosas más relajantes que una ducha tranquila después de entrenar, de la que sales con el pelo limpio y la piel hidratada; es la mejor preparación para ir directa a la cama.

Y por supuesto, nunca puede faltar mi mp3: organizo la música por carpetas según mi estado de ánimo o el rendimiento de la actividad que voy a hacer. Me explico: los días que hago cardio (ej.correr), escucho música más motivadora que la que escucho mientras entreno con máquinas. Tengo comprobada la influencia de la música en el rendimiento: los días que estoy más desganada o perezosa, escuchando una lista de reproducción con música más movida, en seguida me predispongo de forma positiva para entrenar. Es todo una cuestión de motivación 🙂 porque de lo que se trata, es de disfrutar al máximo ese momento del día que, como os digo, es un lujo porque es sólo y exclusivamente para ti.

 

2 Comments

  • Antworten März 1, 2014

    Beatriz

    Hola Janne, me voy a permitir advertirte que en tu bolsa del gimnasio estaría mejor un desodorante que un antitranspirante. Soy estudiante de farmacia de cuarto curso y por ello te puedo explicar las diferencias esenciales entre los dos productos. Mientras que el antitranspirante impide que tus glándulas sudoríparas liberen el sudor (proceso fisiológico que el organismo desarrolla por necesidad), el desodorante impide que en ese sudor se desarrolle olor. Uno tiene compuestos que bloquean de una u otra manera las glándulas, mientras que otro contiene sustancias que inhiben la proliferación bacteriana en tu sudor, que es la responsable del mal olor.
    No pasa nada por usar en ocasiones especiales un antitranspirante, pero de ninguna manera se debe convertir en un producto del día a día, pues impide que tu organismo regule su temperatura de manera adecuada y expulse todo lo que no necesita. Recientes estudios han demostrado la relación entre muchos cánceres de mama y la utilización de Antitranspirantes. La verdad es que yo me enteré hace muy poco tiempo, y estoy intentando tranmitírselo a todo el mundo, y deseando que la industria cosmética se comprometa y mejore sus fórmulas. En el mercado hay pocos productos que sean desodorantes, la manera de distinguirlos suele ser por ausencia en su composición de hidróxido de aluminio u otra sustancia que contenga aluminio y, en su lugar, suelen tener algún bactericida. Espero que esto le haya servido a alguien de algo, y que la gente se informe y lo transmita.
    Un beso, y hasta otra!

    • Antworten März 1, 2014

      Janne in Wonderland

      ¡Gracias por compartirlo Bea! ¡Siempre es interesante aprender algo nuevo! Un abrazo 🙂

Leave a Reply